¿Por qué llueve de repente?

Las lluvias o precipitaciones son los fenómenos climáticos más presentes en todas partes del mundo y los mismos se pueden generar por diferentes factores, como lo pueden ser:

Frente Frío: generados por el choque de dos masas de aire (una fría y otra de origen cálida), las cuales colisionan enviando al aire cálido sobre la masa fría, originando una formación nubosa y una condensación abundante que deriva en la caída de agua, la tan famosa lluvia.

Convección: la insolación que existe en el período estival en las latitudes, ocasiona que la superficie del planeta se caliente. Como ya sabemos, el aire cálido es menos denso y  tiende a ascender. Si durante el ascenso, la masa de aire cuenta con buenas condiciones atmosféricas, se ocasionan grandes cumulonimbos que pueden provocar la formación de tormentas, acompañadas de fuertes actividades eléctricas.

Ascensos orográficos: cuando el aire húmedo alcanza una cadena montañosa, se eleva, este aire húmedo, se enfría, haciendo que se condense y forme las nubes que luego originaran una posterior formación de nubes y una casi inminente precipitación.

Frente cálido: a diferencia del frente frío, en este la situación es distinta, puesto que nos encontramos con dos masas de aire, donde la cálida es la que más rápido avanza. El aire cálido resbala sobre la masa de aire frío, gestando condensación, ascensos y precipitaciones débiles.

Venezuela por encontrarse en la Zona Intertropical, el clima de Venezuela es cálido y lluvioso en general, pero debido a la orografía, la dirección dominante de los vientos, la disposición de las alineaciones (respecto a las corrientes marinas), se presentan varios tipos climáticos que son casi los mismos que se pueden encontrar en las latitudes intertropicales. La latitud ejerce una escasa influencia sobre el clima venezolano, pero la altitud lo cambia drásticamente, sobre todo en lo que se refiere a la temperatura, alcanzando valores muy diferentes de acuerdo con la presencia de los distintos pisos térmicos.

¿Qué hacer si nos toca conducir bajo lluvia intensa?


1. En caso de que la lluvia se copiosa (abundante) o no, disminuir la velocidad sobre todo en vías rápidas como rutas y autopistas.

2. Aumentar la distancia de seguimiento con los vehículos que lo preceden y estar muy atento a los espejos retrovisores

3. Evitar los carriles que tienen "huellas" producidas por el hundimiento del pavimento

4. Evitar las maniobras bruscas, tanto de frenado como de cambio de dirección y alertar siempre a través de los faros de giro

5. En caso de "sentir" que el auto "flota", no frenar, solo levantar el pié del acelerador hasta que se reestablezca el control direccional del mismo

6. Mantener los neumáticos con la presión de inflado correspondiente y recordar que el límite mínimo en la profundidad de las ranuras es de 1,6 mm la cual se indican con los testigos presentes en la banda de rodamiento (los pelitos de la rueda). De todos modos tratar de cambiarlos antes de llegar a dicho límite.

7. No reducir la presión de inflado de los neumáticos en caso de lluvia ya que empeorará las condiciones para que se genere el hidroplaneo

8. Mantener las escobillas de los limpiaparabrisas en buen estado sustituyéndolas periódicamente

9. Mantener los vidrios limpios y asegurarse de tener suficiente líquido en el depósito del lavaparabrisas.

10. Ver y ser visto es fundamental. Por lo tanto encender la luz de lluvia trasera y los faros auxiliares delanteros. No usar las luces altas.

11. Nunca estacionarte debajo de árboles, espectaculares o líneas eléctricas.


Muchas veces, hay que maniobrar para no pasar por un charco o mojar a quienes están en la vereda. Es importante evitar los movimientos bruscos y no invadir los carriles laterales porque, con la calle mojada, es muy fácil perder el control del vehículo. Para frenar, hay una técnica: hacerlo suavemente y con pisadas cortitas para secar la humedad de las pastillas y no bloquear la dirección.

Con informaciòn de movimientociudadano.mx y foto de meteovargas